Traverse AmericaTraverse America

Latin America Travel & Tour Information

?Sobre un fondo de montañas estriadas de violado por gargantas profundas se alzaba un palacio rosado, un alcázar de ventanas arqueadas, hecho casi aéreo por el zócalo de una escalinata de piedra. [?] A medida que se iba acercando, Ti Noel descubría terrazas, estatuas, arcadas, jardines, pérgolas, arroyos artificiales y laberintos de boj. Al pie de pilastras macizas, que sostenían un gran sol de madera negra, montaban guardia dos leones de bronce. [?] Pero lo que más asombraba a Ti Noel era el descubrimiento de que ese mundo prodigioso (?) era un mundo de negros?. Aunque el relato pertenece a la novela ?El Reino de este Mundo?, escrita por Alejo Carpentier en 1949, guarda un estrecho vínculo con la realidad de aquel peculiar país caribeño que es Haití.              

 

Ti Noel es un personaje ficcional, pero no lo es el castillo que describe ese fragmento. Se trata de Sans Souci, una grandiosa edificación de principios del siglo XIX que hizo levantar Henri Christophe, un extraño  hombre que, tras incansables luchas por la independencia de su tierra, pasó de ser un esclavo a transformar a Haití en un reino y autoproclamarse rey bajo el nombre de Enrique I. De su insólita inventiva surgió un mundo de príncipes, condes, duques, caballeros, soldados, palacios, castillos. De aquel período de nobleza haitiana permanecen en pie La Citadelle, el palacio de Sans Souci y Ramiers, hoy Patrimonio de la Humanidad y grandes tesoros de la isla.                     

 

Tampoco es imaginario que Haití era y es ?un mundo de negros?, con su historia de colonialismo francés, esclavos africanos, revoluciones, costumbres, contrastes, tradiciones, gastronomía, arte, leyendas,  un idioma propio y el sincretismo de creencias africanas reflejadas en el vudú.  ?L?union fait la force? (?la unión hace la fuerza?), reza una inscripción en el escudo de Haití, y eso fue llevó a que en 1791 comenzaran las revueltas que consiguieron en 1794 la abolición de la esclavitud y la independencia en 1804.                

 

Que la República de Haití es hoy uno de los países más pobres del mundo es cierto, pero no deja de ser un destino turístico rico en cuanto a su patrimonio histórico, cultural, religioso y natural, que te causará asombro. Ocupa 27.750 km2 al oeste de la isla La Española, que comparte con República Dominicana. Su capital, Puerto Príncipe, Cap Haitien, la Ile de la Tortue, Jacmel y Fort Liberté son sitios que puedes recorrer sorprendiéndote a cada paso. El Golfo de Gonaives, Sand Cay y Saut d?eau, en tanto, ofrecen maravillosos espectáculos naturales y oportunidades de actividades al aire libre.                     

 

El francés es uno de los idiomas oficiales del país, pero el más popular es el creole (criollo), una lengua propia mezcla del francés, el wolof, fon, éwé e igbo, entre otros. ?Kijan ou ye?? quizás escuchas que te preguntan los amables haitianos cuando se interesan por saber cómo estás. Esta y muchas otras expresiones, además de increíbles paisajes y la idiosincrasia de Haití,  irás aprehendiendo en tu viaje. Y más cercana será tu experiencia si te mueves en ?taps-taps? (pequeños camiones sin horario fijo que trasladan pasajeros) o ?motoconchos? (viejas motos que circulan en la frontera con República Dominicana), escuchando de fondo las letras en creole de música gagá o kompa.

Traverse America

(+55) 45 3027 4157

Ecuador

 
Cargando
Cargando...
X

Exito

Aceptar
 
X

Alerta

Aceptar