Traverse AmericaTraverse America

Latin America Travel & Tour Information

América del Sur> Bolivia>

Principal destino

El departamento de La Paz tiene mucho para ofrecerte en tu visita, pero con sólo nombrar tres seguramente será suficiente para hechizarte: el lago Titicaca, de aguas saladas y el más alto navegable del mundo; las ruinas de Tiwanaku, las más increíbles de Sudamérica después del Machu Pichu; el Parque Nacional Madidi, un romance con la naturaleza.  

 

"El lago que deseó ser mar"...  tan poética manera de llamar al Titicaca armoniza con la sobrecogedora experiencia de recorrerlo y visitar sus alrededores. Sus aguas ocupan 8.500 km2 (3.900 km2 corresponden a Bolivia y 4.700 km2 al vecino Perú) a 3.900 metros de altura, a una hora de la ciudad de La Paz, y fueron el centro de la civilización andina.

 

En sus orillas se sitúa Copacabana, desde donde puedes partir hacia los miradores El Calvario y la Horca del Inca. En esta ciudad hoy se fusionan la arquitectura precolombina y el legado de la colonización española, con el Santuario de la Virgen de Candelaria (considerada milagrosa por los creyentes) como principal referente. Luego de aprehender cada uno de sus rincones y vivenciar la energía de este apacible lugar, continúa tan especial viaje navegando suavemente hacia la Isla del Sol. Al llegar, rodeada de cerros de profunda belleza te espera la aventura por el pueblo de Yunami. Cerca del puerto se observan las ruinas de Pilkokaina, antigua residencia del Inca en la isla. Más allá se suceden una milenaria escalinata, las tres fuentes, las huellas del Sol, la Roca Sagrada.

 

Dejando atrás el lago dirígete hacia Tiwanaku, capital de una cultura que abarca 27 siglos de hegemonía. Sorprendentes construcciones como el  Templete Semisubterráneo, la Pirámide de Akapana, Kalasasaya, Kantatayita, Kerikala y Putuni son claros testimonios que guardan las vigorosas voces de aquello que existió, plasmado también en los objetos de allí encontrados. Nada se levantó al azar en este lugar, todo fue planificado y calculado hasta en su más mínimo detalle, todos sus templos orientados astronómicamente, todas sus estructuras trabajadas con la decoración más ambiciosa. 

 

Cualquier descripción de Tiwanaku es insuficiente, no alcanzan las palabras ni las horas para abarcar la perfección y la mística de este sitio. Nada mejor que recorrerlo tú mismo para descubrir los canales y las piezas antropomorfas de piedra del Templete Semisubterráneo; las curvas arquitectónicas de Kantatayita; las terrazas escalonadas de Akapana; la magnificencia del templo de las Piedras Paradas (Kalasasaya) y sus recintos acústicos; la simbología del monumento llamado la Puerta del Sol; las cámaras funerarias de Putuni.

 

Cada paso en el Parque Nacional Madidi es una posibilidad de asombro. Puedes toparte con un soberbio ejemplar de yaguareté cruzando un río a nado, un exótico tunqui (ave de cabeza de un naranja intenso), boas, anacondas, densos matorrales, miles de especies de plantas. Tan importante es el patrimonio natural que contiene que es el parque es considerado una de las mayores reservas ecológicas del mundo.

 

Después de pasar por otra de las maravillas naturales de Bolivia es turno de volver a la urbanización. La ciudad de Nuestra Señora de la Paz, una de las capitales del país y la más alta del mundo, se levanta tal vez no rodeada del halo sagrado de los sitios precedentes, pero igual de fascinante. Fundada en 1548 bajo la vigilia perpetua del nevado de Illimani, conjuga el pasado -museos, iglesias, cultura- con lo moderno -comercios, servicios, hotelería- y esto lo expresan muy bien sus diversos estilos arquitectónicos. 

 

Para asegurarte de conocer al menos lo más importante de esa ciudad, en tu lista anota: la Plaza Murillo con la Catedral Metropolitana, el Congreso y el Palacio de Gobierno; las iglesias de San Francisco, San Pedro y Santo Domingo; el Museo Nacional de Arte; la colonial calle Jaén; el museo la Casa de Murillo; el Museo Tiwanaku; el Museo Marina Núñez del Prado; los pintorescos puestos de los mercados indígenas en las calles Sagárnaga y Linares; el Museo de Metales Preciosos Precolombinos.

 

Al norte de la cosmopolita La Paz se destacan los 6.088 metros de altura de la montaña nevada de Huayna Potosí, parte de los Andes Orientales. Desde el pueblo de Zongo puedes emprender un ascenso inolvidable para conocer los glaciares, practicar esquí y hasta lanzarte en ala delta y parapente. Si eres amante del mountain bike te encontrarás a tus anchas en las rutas y caminos que serpentean por esta región montañosa de extremada belleza.

Traverse America

(+55) 45 3027 4157

Ecuador

 
Cargando
Cargando...
X

Exito

Aceptar
 
X

Alerta

Aceptar